Sostenibilidad

Lo que unos llaman democracia otros lo llaman demagogia. Y es que hemos entrado en una dinámica tal que, sea lo que fuere y el uno por el otro, la casa se queda sin barrer. Entre todos la mataron y ella sola se murió, como el Mar Menor se está muriendo. Esta época pasará a la Historia, y si no, al tiempo.

Lejos de entrar a valorar técnicamente tanto las causas como las posibles soluciones que devuelvan al Mar Menor su esplendor de otras épocas, cosa que me atrevo a hacer por mi falta de conocimiento al respecto, sí puedo aprovechar para poner sobre la mesa un concepto que, no exclusivamente por el estado del nuestro mar, pero además de ello, está siendo llevado en boca por muchos como otrora lo fueron conceptos tales como por ejemplo lo fue la prima de riesgo. Me refiero al concepto de sostenibilidad. Ahora tenemos que ser sostenibles, a saber, ser capaces de satisfacer necesidades actuales sin comprometer las capacidades del futuro. ¿Acaso no lo hemos sido anteriormente? ¿En qué momento dejamos de serlo? Y si no lo hemos sido ¿Por qué tenemos que serlo ahora?

Continuar leyendo «Sostenibilidad»

«Ipad» para todos, bajadas de impuestos y más subvenciones: «default»

Ay, Boabdil, Boabdil…

No son pocos los que me preguntan si es verdad que se atisba en el horizonte otra crisis económica y si esta va a ser aún más dura que la anterior. Ya hemos sacado a Franco del Valle de los Caídos y todos nuestros problemas han quedado resueltos. Podemos afirmar que, venga o no venga crisis, los españoles somos felices, ya no tenemos problemas.

Visto desde una perspectiva más estrictamente económica, hablar de felicidad se torna ciertamente difícil. Existen varias formas de analizar la felicidad, y si no me creen, piensen en cómo están enseñando a sus hijos a ser felices: uno puede buscar que sus hijos sean felices dándoles todos los caprichos que se le pasen por la cabeza o bien pueden procurar que sean felices con lo que tienen enseñándoles a esforzarse por conseguir cuantas metas quieran conseguir. Y entre una y otra opción, las que se le ocurran a cada uno. Por esta razón, dado lo relativo del término, a los economistas nos gusta más hablar de bienestar.

Continuar leyendo ««Ipad» para todos, bajadas de impuestos y más subvenciones: «default»»

¿Revolución fiscal?

Estoy a favor de bajar los impuestos bajo cualquier circunstancia, por cualquier excusa y por cualquier razón, siempre que sea posible. Y es posible bajar impuestos manteniendo e incluso incrementando el grado de bienestar.

Como saben, la idea es del Nobel de Economía Milton Friedman. Y yo la suscribo. Pero antes de hacer un breve repaso a las condiciones de posibilidad de la afirmación anterior permítanme centrar el debate. Bajar, o subir, impuestos no es revolucionario, por lo tanto el anuncio de bajar impuestos, aunque se refiera a bajar absolutamente todos los impuestos, no debe catalogarse como “revolución fiscal”. El concepto escogido para anunciar la bajada de impuestos, a mi modo de ver, es un error mayúsculo por parte de quienes lo acuñaron, primero porque bajar impuestos no constituye tal revolución si no viene acompañado de otras cosas y, en segundo lugar, porque revolución significa algo así como “cambio brusco” y, por lo tanto, estás dando la oportunidad a los de enfrente para que esgriman todo tipo de calificativos asociados a ese cambio, tales como peligroso, suicida, injusto, etc.

Continuar leyendo «¿Revolución fiscal?»

El próximo esclavejío

Apunten la fecha: primavera de 2021. La próxima crisis vendrá causada por la mala planificación fiscal de los gobiernos. Y existe una alta probabilidad de que los gobiernos tomen malas decisiones de política fiscal, dada la corriente populista que invade el ADN de los todos los partidos políticos. Bajadas de impuestos, incremento de subvenciones, ocultación de déficits, mantenimiento de redes clientelares y errores en políticas sectoriales van a derivar en un tsunami de cuidado, así que mucho ojo con las promesas electorales. Y los bancos centrales sin subir los tipos de interés.

No seré yo quien se niegue a bajar los impuestos, es más, todos estamos de acuerdo en que cuanto menos nos quiten mejor, si bien entiendo que para que esto suceda se deben asumir determinados compromisos. Desde hace algunos años el protocolo de elaboración de los presupuestos públicos ha adquirido una dinámica preocupante. Con la justificación del establecimiento del Estado del Bienestar y la necesidad de financiar los gastos que esto conlleva hemos pasado de procurar disponer de fondos para su consolidación a hacer de los presupuestos públicos una suerte de saco financiador de ocurrencias y disparates. De ahí que se necesiten ingentes cantidades de dinero, que sale de nuestros bolsillos, hasta el punto que ya no se prevé la consolidación de un modelo de Estado que provea determinados servicios sino que se consolida, a toda costa, la premisa de mantener al Estado, sean cuales sean (cuantos más mejor) los servicios que presta. Ni qué decir tiene que este modelo consolidado incluye subvenciones a cascoporro que mantienen redes clientelares y perjudican las ganancias de productividad de la economía. Esto, aunque vestido de legalidad, se llama corrupción y la corrupción lastra el crecimiento.

Continuar leyendo «El próximo esclavejío»

Evidencias

El matrimonio es la primera causa de divorcio. Evidente. Como evidente es que el problema social más importante actualmente es un problema de seguridad. La inseguridad nos pone nerviosos, el nerviosismo se contagia, el rebaño se revoluciona y puede llegar a pasar lo que inevitablemente pasará, según ya nos ha mostrado en reiteradas veces la historia.

La inseguridad por el mantenimiento de nuestra forma de vida, de nuestra cultura, vivir tal y como nos han enseñado, es la causa y razón básica por la que aparecen nuevos partidos políticos, lo cual no es ni bueno ni malo, si bien los actuales dirigentes deberían hacérselo ver. Y es que por muy acostumbrados que estemos a que nos pregonen cientos de promesas a los cuatro vientos que luego no se cumplen, es en estos tiempos actuales cuando a eso se une la puesta en peligro de nuestra forma de vida. Continuar leyendo «Evidencias»