El ocaso de las pensiones

La realidad sociológica y demográfica nos dice que estamos viviendo un incremento notable del número de ancianos en nuestro país, en Europa y en el resto del mundo. Cada vez se vive más y ello comporta una gran preocupación en nuestras sociedades por las enormes demandas en servicios sociales y en prestaciones asistenciales que nuestros mayores precisan o van a precisar, máxime si sufren o son proclives a padecer procesos crónicos, invalidantes e incapacitantes de su persona o su salud.

El envejecimiento poblacional es y será una realidad a la que habrá que prestar la suficiente atención desde todos los frentes posibles y que obligará a grandes reformas en el sistema. Más ancianos y más situaciones de dependencia harán necesaria una mayor cualificación de quienes tengan que asumir esos cuidados tanto de un modo formal cuanto informal, ya sean cuidadores familiares o profesionales, servicios privados o públicos. En definitiva, si bien este senior boom es un gran logro histórico, político y social no es menos cierto que supone muchos desafíos y ciertas complicaciones.

Ahí tenemos, sin ir más lejos, la cuestión de las pensiones. Se dice que está en peligro el sistema público de pensiones. Hemos asistido a lo largo de los últimos años a diversas reivindicaciones a favor de un sistema público digno, protestas dirigidas a defender la obligación constitucional de mantener el poder adquisitivo real de las pensiones y su revalorización automática para no dejar al albur del gobierno de turno la posibilidad de tocar, recortar, privatizar o minorar las pensiones presente y futuras de nuestros mayores. Continuar leyendo «El ocaso de las pensiones»

El talento y la pura suerte

Cuando aquel tímido chaval de ocho años andaba todo el día dando balonazos frente al bar de su abuelo, por las calles del pueblo de la Mancha o en el colegio en sus ratos libres, tuvimos suerte de que sus padres, humildes y trabajadores, resolvieran inscribirlo en las pruebas de selección de las categorías inferiores del Albacete Balompié. Vieron su pasión y potencial y creyeron en él. Podían haberse echado atrás, por si le quitaba tiempo de estudio y deberes. Pero no.  Y tuvimos suerte.

A los doce años, compaginando colegio y fútbol a 44km de casa, un ojeador de un club de primera le ofreció un proyecto deportivo y escolar adaptado para que pudiera mejorar su rendimiento y estudiar. Tan joven, temeroso y no sin sacrificio personal optó por ese proyecto que huía de la uniformidad del sistema educativo para  seguir un camino que no sabía adónde le iba a llevar. Y tuvimos suerte de que así fuera.

Cuando en los momentos más duros de soledad del chaval, en una ciudad diferente, un sistema diferente, alejado de su familia, su tenacidad le permitió persistir. Y todos los españoles tuvimos mucha suerte.

Ese chaval, con alta capacidad deportiva e inteligencia futbolística, se convirtió en uno de los jugadores más brillantes de nuestro fútbol coronando su carrera no sólo con múltiples títulos para el equipo que lo fichó, sino también con el gol de la final de la Copa del Mundo un 11 de julio de 2010. Continuar leyendo «El talento y la pura suerte»

Felicidad «express»

El 21 de Junio empieza el verano. Con olor a libertad y vacaciones, muchos niños se despedirán felices de pupitres y pizarras hasta septiembre. Más de dos meses de kit kat estival para desconectar, recargar pilas y disfrutar, sobre todo disfrutar. Así pues, ojo con los deberes y las tareas en casa, aunque sea hacer su propia cama. ¡Pobrecitos míos! Sobrecargarles puede causar estrés. También habrá que tener cuidado con castigarles o, en su versión más light, constructiva y pedagógica, ponerles consecuencias naturales, ya que podríamos provocar daños irreparables en sus autoestimas. Finalmente, al menor atisbo de aburrimiento, pongámonos en alerta máxima y preocupémonos de entretenerles con todo lo que esté a nuestro alcance, pudiendo usar el comodín de la televisión, la videoconsola o el móvil cuando nuestra creatividad, paciencia o nivel de batería estén bajo mínimos. Su felicidad debe ser nuestra máxima.

Y es que para este verano 2018 lo afectivo está de moda. No sólo eso, va a ser lo más. Trending topic. De la mano de acertadas ideas y teorías como las de Elsa Punset y su educación emocional, la actitud que multiplica de Víctor Küppers o la importancia de la autoestima de Martin Seligman y sus positivistas 2.0, entre otros teóricos de lo emocional, contamos ya con gran cantidad de tópicos personalizables que podemos usar como soluciones a la hora de afrontar muchos de los conflictos a los que nos enfrentamos en esa exigente carrera de fondo que es la educación de los hijos. Continuar leyendo «Felicidad «express»»

El mono, el águila y la pecera

La primera condición de un sistema es ser creíble. Puede ocurrir que, al atender a un aspecto, se desatienda otro. Incluso con desajustes es lógico pedir paciencia y comprensión.

Hay una imagen que se me ha atravesado en varias ocasiones. En plena selva un profesor se halla ante diversos alumnos: un mono, un elefante, un pez en una pecera, un águila y algún otro que no viene al caso. Para que haya imparcialidad, todos han de enfrentarse a la misma prueba: trepar a un árbol.

Es frecuente que quien usa la imagen pretenda mostrar una evidencia, una moraleja, una verdad y sólo una. Algo así como que la enseñanza que valora los resultados (lo que saben o son capaces de hacer los alumnos) comete una tremenda injusticia al ignorar las diferencias individuales. La conclusión a la que se nos pretende llevar es que el sistema educativo debe mirar menos a los resultados y mimar más a los alumnos, sus capacidades y necesidades. Así de simple. Continuar leyendo «El mono, el águila y la pecera»

¿Quién decide?

He seguido con atención y perplejidad dos casos de bebés enfermos muy similares que han tenido lugar en Inglaterra en estos últimos tiempos, el de Charlie Gard en Londres el pasado mes de julio y el de Alfie Evans en Liverpool esta última semana.

Al leer la información me han venido a la cabeza diferentes conductas que han seguido distintos pueblos a lo largo de la historia. La primera de ellas, Esparta. Según Plutarco, los espartanos eran de la opinión de que dejar con vida a un ser que no fuese sano y fuerte desde el principio no resultaba beneficioso ni para el Estado ni para el propio individuo. Por lo tanto, a estos desgraciados niños les esperaba un futuro poco afortunado, ser abandonados o arrojados al vacío desde el monte Taigeto.

En segundo lugar, Roma, en el que, a pesar de ser la cuna del Derecho tal y como hoy lo conocemos, las prácticas no eran especialmente civilizadas. Las Doce Tablas de la ley romana obligaban a matar al niño que naciera deforme y a ello se añade la permisividad que existía con el infanticidio de niños recién nacidos, sobre todo niñas, que eran consideradas una carga por lo que muchas familias sólo tenían una. Continuar leyendo «¿Quién decide?»