The show must go on

Todos tenemos momentos importantes en nuestra vida. Momentos que suponen un antes y un después. De entre todos esos, sin duda alguna, uno de los que va a marcar un verdadero punto de inflexión llega cuando la paternidad llama a tu puerta. Ya no se presenta tocando con el puño, hoy la vemos llegar en el moderno videoportero 3D oyendo sus latidos en dolby surround sin importar que aún sea del tamaño de una uña.

En ese momento, piloto automático ya conectado, entramos en un ironman de descubrimientos y aprendizajes, de cambios y decisiones, de sacrificios y emociones que van a durar toda la vida.

Así es. Al igual que la distribución de la casa y el coche lo harán, nuestra vida ya ha cambiado. Pero ¡que no cunda el pánico! Churchill ya lo anticipó Continuar leyendo «The show must go on»

Zipi y Zape por Navidad

Una habitación infantil. Estanterías repletas de coches, muñecos y algún marco con fotos. Una mesita donde duerme la videoconsola de turno junto al pequeño televisor. Debajo, una torre de Pisa de videojuegos a punto de desplomarse. Al fondo, en su escritorio, tan concentrado como sobreexcitado, un niño armado con rotulador desafía todos los principios de la ergonomía, haciendo círculos frenéticamente sobre los juguetes deseados de esa guía introductoria al consumismo para jóvenes: el catálogo de juguetes. Esa Biblia que para muchos niños supone el inicio de la cuenta atrás hasta la Navidad.

La escena anterior ya ha sucedido. Se repite. Es cíclica. Como la Navidad. Como tantas cosas de la vida. Como ese niño el día de Reyes empachado de tanto regalo y papel de envolver que, a partir del cuarto juguete, ha dejado de disfrutar y, en modo piloto automático, abre compulsivamente unos presentes que quedarán olvidados en algún rincón de su cuarto. Perdón. Ya no caben. En algún rincón de su casa. Continuar leyendo «Zipi y Zape por Navidad»