Todos mediocres

Legislar en tiempos de pandemia es fácil cuando toda la atención del país está centrada en la tragedia sanitaria, los dos o tres casos de COVID que el doctor Simón dijo que tendríamos en España, la cifra de fallecidos que el Gobierno se empeña en ocultar porque parece que desde junio aquí no se ha muerto nadie o la devastación del tejido económico nacional. Por eso la última reforma educativa de la democracia, la LOMLOE (Ley Orgánica de Modificación de la LOE) se ha sacado adelante sin consenso como siempre, y sin discusión como nunca, y es ya una realidad cuyas novedades muy pocos conocen pero que todos imaginamos porque las polémicas son siempre las mismas: la demanda de enseñanza concertada, la repetición de curso, el estatus de la asignatura de Religión y su optativa, los cada vez menos exigentes requisitos para promocionar y titular en Bachillerato, el total abandono del idioma español en determinadas regiones del país, la renuncia explícita a las nociones de calidad y excelencia, la enésima rebaja en contenidos para que hasta una garrapata pueda obtener el título de Graduado en ESO y así en las estadísticas de la OCDE superemos a Uganda o Guatemala…

Continuar leyendo «Todos mediocres»

Tiempo de resiliencia

La historia de la humanidad, nuestra historia, contiene un sinfín de capítulos protagonizados por desastres, crisis y pandemias cuyo resultado se cobra un saldo de incontables vidas humanas y graves desequilibrios socioeconómicos. No es nada nuevo, ni dejará de ocurrir. Algunas de origen natural. Otras, muchas más, firmadas por el hombre. Y es que aunque suene a tópico o nos pueda parecer una tremenda exageración, somos nuestro mejor enemigo.

Este 2020 quedará en la memoria como el año de la Covid-19. Pero como suele ser costumbre, en cuanto recuperemos nuestras sociedades hiperactivas y globalizadas donde el consumo y lo inmediato se vuelve necesidad, el recuerdo de esta pesadilla se borrará. Si la memoria individual puede tener lagunas, nuestra memoria colectiva padece de alzhéimer.

Continuar leyendo «Tiempo de resiliencia»

El triunfo de la mediocridad

En el espléndido final de la película Amadeus, un Salieri encerrado en un manicomio (al que le ha llevado la locura desatada por el odio que siente al saberse un mediocre, frente a la genialidad de Mozart) pronuncia estas palabras: “Mediocres de todo el mundo, yo os absuelvo…”. En realidad, precisamente por saberse inferior, Salieri no podía ser un mediocre, sino una persona de gran talento, capaz de reconocer la diferencia entre él y el genio de Salzburgo. En otra película, El indomable Will Hunting, encontramos un caso parecido: el insigne profesor de matemáticas atormentado por los desaires que le prodiga su joven y brillante alumno le dice: “Tú me desprecias…, pero apenas hay en todo el mundo un puñado de personas capaces de apreciar la diferencia entre tú y yo; y yo soy una de ellas…”.

Continuar leyendo «El triunfo de la mediocridad»

Aprendices de tirano

La tiranía surge de forma natural a partir de la democracia (Platón)

Es un hecho que existen personas a las que les parece bien enseñar el bolso a la cajera en el supermercado, encantadas de que las traten como presuntos delincuentes y no como clientes, como también existen quienes dando un saltito y con expresión bovina piden perdón al ciclista cuando éste les sobresalta por detrás en la acera o en la calle peatonal en vez de soltarle cuatro frescas.

Últimamente andan felices porque esa nueva especie surgida al calor de la COVID19 que son los concejales de drones, termómetros y parcelas playeras ha decidido medirles la temperatura corporal para entrar al mercadillo semanal o a cualquier otra actividad al aire libre, aunque no sirva para casi nada y ni siquiera se haga con soporte legal que lo justifique ni constancia de la habilitación del material ni de quienes realizan la actividad. Estas personas son combustible y catalizador de cuantos aprendices de tirano van perfeccionando la técnica que denunciaba Montesquieu: que no hay peor tiranía que la ejercida a la sombra de las leyes.

Continuar leyendo «Aprendices de tirano»

Educar y enseñar con la verdad

Alumno de 2º de ESO inmerso un proyecto de alta innovación educativa.

Al margen de pudiera o no preverse, hemos vivido una situación inédita en el pasado reciente. Acierto y eficacia es lo que se pide de quienes son responsables.

Junto con el sanitario, el ámbito de la enseñanza, al que me dedico, ha sido de los más afectados. Cientos de centros educativos, miles de profesores, cientos de miles de alumnos, y las familias de todos. Total, que lo que ocurre en el entorno escolar afecta directamente a un elevadísimo porcentaje de la población.

Ante la novedad que viene apretando, hay que salvar los muebles. Es un tópico que los españoles somos muy de improvisar; y nos han dado la oportunidad de oro para lucirnos.

Se entiende que hayamos ido a golpe de ocurrencias, máxime teniendo en cuenta que el “mando único” iba soltando sugerencias y dando volantazos. Pero lo que quiero subrayar es que, de hecho, el peso de toda esta improvisación ha recaído en el profesorado. A falta de orientaciones fiables y claras, han sido algunos (muchos) profesores concretos quienes han salvado del caos total esta contrariedad del trabajo en casa de los alumnos. Han puesto su empeño en sortear las nuevas dificultades, en aprender nuevas estrategias, nuevos modos de transmitir conocimientos a los alumnos, de incorporar vídeos e impartir clases online, de seguir la evolución, de corregir las tareas.

Continuar leyendo «Educar y enseñar con la verdad»