Violencia machista, tiranía hembrista

La violencia machista existe. Hay hombres violentos con pulsiones tiránicas que pretenden, utilizando la agresión física o psicológica anular la voluntad y la libre determinación de sus parejas o exparejas, llegando incluso al asesinato. Otras formas de violencia en el ámbito familiar no son ejercidas exclusivamente por hombres, pues aquella se ejerce también por mujeres hacia sus maridos, de padres y madres hacia los hijos, ancianos o personas vulnerables a su cargo y por supuesto, entre parejas del mismo sexo, sean estos hombres o mujeres. Y los resultados pueden ser igual de dramáticos independientemente del número de afectados por razón de sexo. Entonces, ¿por qué en España existe esa sensibilidad extrema hacia la violencia de carácter machista y, sin embargo, se ignora sistemáticamente la realidad de la violencia intrafamiliar en todas sus formas y expresiones?

La respuesta la encontramos en un cúmulo de factores que se explican y confluyen en la apropiación del victimismo y la colectivización como herramientas de cohesión política y social con intereses espurios. El hembrismo que domina la opinión publicada ha sabido rentabilizar muy bien ese aspecto, otorgando siempre a la mujer el papel de víctima sistémica por el hecho de serlo. Para entendernos: eso que llaman ‘heteropatriarcado’ tambiénsignifica que la consejera delegada de una importante empresa es una víctima frente a un señor sin trabajo y con familia a su cargo. Como un homosexual famoso y millonario siempre será una víctima sistémica frente a un heterosexual pobre e ignorado socialmente. Resumiendo, la indigencia intelectual convertida en herramienta de acción y control político.

Continuar leyendo “Violencia machista, tiranía hembrista”

Echarse a nadar

El mundo que nos ha caído en suerte está lleno de sorpresas.

Hace no mucho puse en Facebook un vídeo en el que se veían frente a frente unos tractores y unos policías. Enseguida fui informado de que ese vídeo había sido verificado por verificadores de postín y había sido hallado “falto de contexto”.

El hecho sorprendente de que todo el sector primario europeo esté luchando por sobrevivir frente a la agresión de la normativa que aprueba la Unión Europea (con el apoyo de todos los partidos menos uno) no parece suficiente contexto.

Podría ser. Pero también podría ser que se esté aplicando, a base de bien, eso que siempre se ha llamado censura.

Fue el comunista Antonio Gramsci quien señaló el modo de conseguir que las sociedades modernas se conviertan en totalitarismos. Más cínico que Maquiavelo, señala que todo consiste en controlar la “mentalidad hegemónica”, es decir, dirigir a las masas haciéndose con el monopolio de los medios de comunicación, la educación y las creencias.

Continuar leyendo “Echarse a nadar”

Tanto monta PP como PSOE

Hubo elecciones autonómicas. Los resultados no acabaron de gustar al presidente ni a Tezanos ni a la progresía. Y rápidamente encontraron al culpable: los españoles, que no se enteran. A grandes problemas, se aprueba una millonada en subvenciones para la prensa y, bajo el nombre de Elecciones Generales, se les da la oportunidad a los votantes de rectificar su error.

Todo menos aceptar que no quieren ni al Psoe ni a sus aliados ni sus leyes ni sus modos.

¿Y Feijóo? Dice literalmente que un pacto PP-Psoe resolvería muchos problemas. Y que prefiere (o no, que diría Rajoy) pactar con el Psoe antes que con Vox.

De Vox se dice todo y lo contrario. Pero lo que Vox dice cuando le dejan hablar es claro: no quiere esas políticas. Si depende de Vox, derogará todas las leyes ideológicas de la izquierda.

Feijóo no es tan claro. Dice una cosa y hace otra.

Continuar leyendo “Tanto monta PP como PSOE”

A hacer ‘flashback’

¿Quién nos iba a decir que “Amanece que no es poco”, la obra maestra de José Luis Cuerda, iba a proporcionarnos tantas coordenadas para no perdernos en el absurdo mapa de la actual política española?

Una película que, lejos de ser surrealista, constituye un hito subruralista por cuanto revela las dinámicas subterráneas de nuestra sociedad que afloran desde nuestro sentir más rural y atávico.

El alcalde del pueblo, magistralmente interpretado por Rafael Alonso, presenta el cacique estereotipado de impoluto traje, narcisista, vividor, de coche oficial con chófer, ajeno a la realidad del pueblo, pero que instrumentaliza maquiavélicamente para su provecho.

“Todos somos contingentes, pero sólo tú eres necesario” le aclaman los lugareños aleccionados cada vez que retorna de la capital; el alcalde exige alabanzas a su persona, una exhibición de relatos que, carentes de realidad, son propaganda de su persona.

Continuar leyendo “A hacer ‘flashback’”

El voto útil

A dos días de las elecciones, parece conveniente reflexionar acerca de los motivos que mueven a los votantes para decantarse por una u otra opción política (o por ninguna, que no olvidemos que votar es un derecho y no una obligación). Según algunos estudios, no elegimos lo que votamos, igual que no podemos elegir aquello en lo que creemos: las tendencias progresistas o conservadoras formarían parte de nuestra personalidad, y no las podríamos modificar fácilmente. Asimismo, la Psicología social demuestra que continuamente nos dejamos llevar por sesgos y atajos cognitivos para tomar decisiones rápidamente (lo que en determinados contextos evolutivos puede significar la diferencia entre la vida y la muerte), que luego intentamos justificar racionalmente. Para que nuestro voto responda a una decisión libre, racional y fundamentada solo podemos intentar informarnos de la manera más veraz y plural posible, y realizar un análisis sosegado y desapasionado de la situación política de nuestro país; algo de lo que muy pocos son capaces.

Continuar leyendo “El voto útil”